IMG-20150426-WA0007[1]

Gloria Casañas presentó Por el sendero de las lágrimas acompañada por Mariana Arias y agradeció la presencia de una invitada de lujo: Florencia Bonelli.

ACERCA DE LA NOVELA HISTÓRICA
Con la novela histórica surgieron cosas inesperadas, además del reconocimiento de los lectores. Por ejemplo los dos cursos que di en Framingham (Boston) acerca de la formación de las maestras de Sarmiento. Fue un panorama de la literatura del cono sur desde la Argentina en particular. Demostraron mucho interés. Se dio de forma mágica e increíble.

ACERCA DE POR EL SENDERO DE LAS LÁGRIMAS
Tenía miedo de salir de la Argentina, me daba miedo de que a mis lectoras no les interesara el tema. Yo había hecho un viaje en familia, espectácular, en paralelo. Hice el mismo recorrido que hicieron los cherokee, el sendero de las lágrimas por supuesto en camioneta y aire acondicionado -se rie-. Me sorprendió la geografía monumental del recorrido.
El éxodo demostró que no solo querían desterrarlos, sino erradicarlos. Cuando está en el medio la ocupación de la tierra no hay argumento que valga.
Esta es una novela espiritual, yo por lo menos la sentí así. Hay un viaje interno.
Me sentí muy en sintonía con los cherokees cuando la escribí. Y además terminé de escribir Por el sendero de las lágrimas en el mismo lugar en donde Clara y Jim habían terminado. El entorno fue el mismo, los bosques, las ardillas y los lagos.

ACERCA DE LA ESCRITURA
Cuando escribo algo siento que no lo puedo borrar.  Aunque esté sola, es ridículo. ¡Pero no puedo! Por las dudas tengo un archivo que se llama párrafos sustraídos de ideas que quedaron en el tintero.
No me puedo desprender mucho del viaje que hice a EEUU, ahora estoy escribiendo algo ligeramente vinculado. Para escribir tengo que olvidarme de lo anterior. El momento en el que digo que estoy escribiendo la nueva novela, tengo que dejar a los personajes durmiendo atrás.
Me tengo que olvidar de la forma en la que hablan esos personajes, de cómo escribí para ellos.

ACERCA DE LA GUERRA DE SECESIÓN
La guerra es una cicatriz que no se cerró, que no se curó. Fue una guerra fraticida que enfrentó a un pueblo que hasta ese momento estaba unido. Extendió un modo de vida (el del norte), por sobre los estados del Sur que tenían otros modales, otro pensamiento.

Después de la charla, Gloria firmó ejemplares de sus libros a todas sus seguidores en el stand de la Penguin Random House Grupo Editorial.