Presentación de Fractura, la última novela de Andrés Neuman

El autor de El viajero del siglo, Premio Alfaguara y Premio de la Crítica, presentó su nueva novela junto a la periodista Eugenia Zicavo y a la escritora Agustina Bazterrica, autora de Cádaver exquisito.

“Hasta qué punto hay un conflicto ético y estético, hasta qué punto algo que es el colmo de la fealdad puede generar algún tipo de belleza. Si la belleza es un adorno o un modo de supervivencia, si la belleza viene después o antes del dolor. Es decir, te pone en un lugar donde te tenés que plantear para qué sirve el estilo y entonces leí por supuesto muchísimo sobre esos testimonios” referidos a la bomba nuclear en Hiroshima, explicó Neuman para explicar la infancia de uno de los personajes de Fractura.

“Uno puede pensar que la literatura es un eco débil, una especie de testimonio de segundo grado con respecto a lo que llamamos realidad. Sin embargo, me gustaría contarles una pequeña anécdota que se menciona en la novela que pone en cuestión este asunto y que a mí me interesaba mucho. Ya sobre el final de la novela vemos que el periodista argentino, que de algún modo fracasa a la hora de investigar todas estas cuestiones, se acuerda de lo que podría ser la primera crónica latinoamericana de catastrofes. La escribió José Martí en La Nación. Es una crónica del terremoto de Charston que, míticamente, decían de una forma hiperbólica las crónicas  del momento había fracturado la península de Florida”, recordó.

“Hasta el día de hoy se pone como ejemplo quizás del primer testimonio del periodismo literario latinoamericano. Uno lee la crónica y siente realmente que se vuelve a estremecer, que los ruidos nos tapan la capacidad auditiva, que todo se nos mueve gramatical y visualmente. Todo eso es extraordinario pero él nunca estuvo ahí. La escribió a mil kilómetros comódamente sentado en un asiento en Nueva York. La pregunta que yo me hacía: ¿Eso le resta valor como testimonio? Hasta el día de hoy se sigue leyendo como memoria de lo ocurrido.  Tal vez ese testimonio es mucho más vívido que lo que pudo escribir la gente que sí estuvo”.

Neuman subrayó: “De nuevo es una pregunta también sobre qué es un testimonio. Con estas dos preguntas (para qué sirve la belleza y qué es un testimonio) me plantee la escritura de esas páginas que eran, a nivel emocional, las más difíciles de escribir para mí”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *