Mesa redonda con autores de Alfaguara

Horacio Convertini, Agustina Bazterrica, Sergio Olguín y Kike Ferrari discuten sobre los géneros en la literatura y el lugar que las distopias y el policial ocupan en su producción.

Sergio Olguín, autor de 1982: “Cuando escribí la segunda y la tercera novela de Verónica Rozenthal. Yo estaba pendiente, era consciente que estaba escribiendo una novela policial. Era algo que buscaba porque me gustaba trabajar con el género siempre tratando de ir más allá y no quedarme puramente con lo que podrían ser las reglas del género policial. En 1982 yo lo que quería contar básicamente es una historia de amor, si tuviera que definir como género diría que es una novela romántica. Para mí tendría que estar con las novelas románticas, esas que tienen una pareja en la tapa. Ella se está cayendo y él la está abrazando, ese tipo de tapas. Me encantaría definirla como una novela romántica. A su vez me parece que la novela romántica y el policial tienen muchos puntos en común, mucho más de lo que uno suele ver. Creo que toda historia romántica tiene una estructura parecida al policial.

Horacio Convertini, autor de Los que duermen en el polvo: “Puntualmente en mi caso lo que trabajo, de alguna manera, es el hoy. A veces lo trabajo en forma de novela negra, no pongo ningún elemento fantástico y otras veces lo pongo, en este caso puntual, en forma de distopía, con elementos de “ciencia ficción”. Invento algo que no ocurre para contar cosas que sí ocurren en la actualidad”.

Agustina Bazterrica, autora de Cadáver exquisito: “Leí hace poco un artículo que se publicó en el 2013 donde decían que expertos de la industria editorial de Estados Unidos pronosticaban el fin de las distopías con el boom de Los juegos del hambre. Ya vemos que claramente no murió. Y tuvo un nuevo impulso, por eso hablo de la cuestión cíclica, con El cuento de la criada de Atwood por la serie. Con lo cual me parece que los géneros vuelven y se adaptan. Revisaría el concepto de género que me parece un poco abstracto y encorsetado, sobre todo acá en Argentina donde los géneros no son puros y no son herméticos”.

Kike Ferrari, autor de Que de lejos parecen moscas: “Tanto acá como afuera los autores que son más interesantes Son los que hacen esto. Expanden los límites del género, los dejan percudir, los hacen porosos. La lógica como del pastiche, ¿no? Aquello que Tarantino hizo también el cine. Me parece que varios de nosotros, no sé si es generacional, pero estamos con mayor o menor suerte intentando”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *