Volpi sobre Una novela criminal: “A la ficción no la pongo yo, la puso la policía”

El autor mexicano Jorge Volpi presentó junto a Reynaldo Sietecase su libro Una novela criminal, ganador del Premio Alfaguara de novela 2018: “Este caso fue un caso que conmocionó mucho a la opinión pública mexicana y francesa, que son los dos países en los que se conoce”, explicó. “Es un caso que ha sido muy importante en México que yo seguí en varios momentos de mi vida”.

Volpi recordó que la historia “empieza el 9 de diciembre de 2005 cuando se transmite esto que ahora llamaríamos fake news o falsa noticia. Sólo que es una falsa noticia llevada a su extremo: más de dos horas de transmisión televisiva de un supuesto rescate de víctimas de una supuesta captura de secuestradores que no pasó así como se vio en la televisión.  Después de eso la revelación del montaje, el propio jefe de la policía reconociendo que era una mentira y que se trató de una recreación”, resaltó.

“La ficción no la pongo yo, la ficción la puso la policía. Los auténticos novelistas eran los policías, los ministerios públicos, los fiscales, los jueces que son quienes inventaron la mayor parte de hechos de esta historia que no fueron ciertos”, analizó.

Al referirse al trabajo que llevó adelanto, Volpi reconoció: “Yo no soy periodista, nunca había hecho un trabajo periodístico, nunca había entrevistado a una persona para convertirla en personaje y mi método de trabajo fue el siguiente. Primero empecé con el expediente que son 20 mil fojas de expediente pero conforme iba leyéndolas, conforme iba encontrando datos que me parecían significativos para la historia”.

En este sentido, sostuvo que “tenía como objetivo que se pareciese más el libro a A sangre fría que a Operación masacre. Quería escribirlo en tercera persona y que el lector se enfrentase directamente a los testimonios o al expediente. Se lo di a leer a mis mejores amigos en los que confío como lectores, que son cinco y los cinco me dijeron que en esa versión era ilegible, imposible, aburrido, farragoso. Entonces fue cuando decidí cambiar del modelo de A sangre fría al modelo de Operación masacre. Aún así sigue siendo un libro largo, tiene 500 y no 800 páginas e introduje esa primera persona que va sirviendo de guía al lector”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *